miércoles, 17 de agosto de 2011

Bricomediemanía, capítulo 2:

Pseudo - Armadura Lamelar versión 1.0


Ante todo toca buscar documentación sobre las armaduras de placas de la época para encontrar los diseños de las piezas y el modo en que debían unirse. 

http://members.ozemail.com.au/~chrisandpeter/lamellar/lamellar.html

Después toca lo que un servidor ha hecho: destrozar ese sistema típico tan conocido de unión mediante placas cosidas superpuestas para intentar un sistema nuevo con placas paralelas. Quizás no tan elaborada y sofisticada como la “original” pero mucho más práctica de realizar manteniendo protección sobre punción y corte (sí, ya sé, al ser paralelas la espada puede penetrar entre ellas a diferencia de las superpuestas, pero de hecho la sujeción y pruebas posteriores han sorprendido bastante y no es tan fácil la punción como parece).

Snorri, el vikingo de 1066 Battle for Middle Earth
Para empezar conseguimos dos planchas de hierro del que cortaremos las múltiples placas a realizar. (antes lo hice en papel vare asegurarme de tener un buen tamaño y medida) Os sugiero que si queréis seguir este sistema de armadura que indico pidáis ya las placas cortadas (os ahorraréis tiempo, trabajo y discos de corte… quizás sale más a cuenta que cortarlo tu mismo)


Una vez tengáis las placas (yo he utilizado unas 90) tocará pulir cantos cortantes de cada una de ellas. Lo que hará que sean diferentes unas de otras dando un aspecto más verídico al asunto :P
Tras esto agujerear las placas (para el diseño que realicé utilicé un sistema muy básico, mucho más básico del encontrado arqueológicamente) y para ello mejor utilizar buenas herramientas. Por ello fui llorando a un familiar que tiene un taller en condiciones y no uno pseudo-improvisado como el nuestro.

Hay tres tipos de placas diferentes:
-         Las básicas para toda la armadura con cuatro agujeros, uno en cada esquina de la placa.
-         Las 12 laterales que conservan los cuatro agujeros de las esquinas más seis horizontales en la parte central para poner los cordones o correas.
-         Y, finalmente, las 4 de los hombros con ocho agujeros en vertical a lo largo de toda la zona central (para coincidir con los agujeros de los extremos de las placas básicas)





Una vez tengáis todos los agujeros hechos hay que acordarse de pulirlos puesto que desgarrarán con el tiempo la ropa y cordones si no lo hacéis.
Pues si ya tenéis las placas hechas, a coser… oh, one moment… a no ser que queráis poner alguna ornamentación tal y como he hecho yo, remachando pequeñas placas de bronce como signo ostentoso de riqueza y poder.




Para mi gusto quería que a la vista, la parte delantera y trasera, se viera un cosido de cordón grueso de cuero en cruz e intentar no dejar nudos en la parte interna/externa derecha para no molestar el brazo que empuña el arma. Su cosido fue bastante improvisado al principio pero luego resultó bastante recio y hacía que las placas se superpusieran un poco en los laterales cerrando así la formación abierta paralela.

Sólo queda poner cordones en los laterales y coser dos tiras de cuero a modo de tirantes para su sujeción en hombros.
El diseño en general es mucho más sencillo que el encontrado de época pero a mi gusto mucho más rudo y estéticamente resultón. Cualquiera con un estatus social muy elevado podría mandar hacer o realizarse (eran muy mañosos estos vikingos) una armadura de este estilo pagando el elevado precio del metal utilizado.
Ahora solamente quedaba portar la armadura al combate para ver su resultado… y el evento de Daroca estaba al caer:

A favor:

-         Resistente: aguanta lo que le eches (me golpearon pecho y espalda con espada resistiendo la prueba)
-         Flexible: la tira de placas que se encuentra en la cintura se dobla hacia delante si te flexionas (cosas de caer por el suelo, jejeje)
-         Estética: no pensaba que quedaría tan chula.

En contra:

-         Peso: no es muy pesada en general. La llevé con la cota sin ningún problema pero el sistema de anclaje de los hombros debe ser modificado. Hay que poner tiras más anchas para repartir más el peso en los hombros (me costó un tirón muscular en hombro izquierdo)
-         Cosido en cuero: estéticamente es brutal pero las piezas acaban moviéndose y separándose con el movimiento brusco y los golpes. Probaré de poner anillas a cambio del cuero a ver que tal va (muy al estilo de la armadura que luce uno de los vikingos en la película – documental 1066 Battle for Middle Hearth).
-         Ataduras laterales: hay que cambiar cordones por correas.
-         Tamaño: la realizada sirve para personas tamaño Standard no para un oso como yo. Añadiré más placas al invento :P




No hay comentarios:

Publicar un comentario